1.2.09

Relato - El Macarra

Eran las cuatro y media y la tienda estaba desierta. Un chaval se me acercó a preguntar por bañadores. El chico, de unos dieciseis años, tenía pinta de ser el más duro de su barrio, con un par de pendientes en las orejas y el pelo desaliñado. Sin correr la cortina del probador se empezó a bajar los vaqueros para probarse los Speedo que le gustaban. Se desnudaba despacio de frente a mi y al bajarse los calzoncillos saltó una polla grande y muy oscura. Tenía una mata de pelo negro rizado y los huevos, muy oscuros también, le bamboleaban mientras se subía el bañador.
El chico se pavoneaba para mi y me guiñó un ojo malicioso. La tenía algo morcillona y con el capullo completamente cubierto por la piel oscura.
-¡Te gusta, eh!
Me hizo un gesto con la cabeza para que me acercara al probador, y mientras se manoseaba los huevos oscuros me dijo:
-¡Empieza a mamar maricón!
Me hizo arrodillar ante él y me la metió en la boca de un golpe. Aún no la tenía dura del todo, pero al sentir el calor de mi boca se le puso como una piedra. El chaval me agarró la cabeza y comenzó a follarse mi boca a lo bestia, sin apenas dejarme respirar, marcando bien sus embestidas.
Se sentó en el taburete y se puso las manos sobre la nuca, ofreciéndome su venosa y negra polla con las piernas bien abiertas. Mientras le lamía las gotas que salian del capullo, le acariciaba los huevos peluditos y el chaval gemía cada vez más fuerte.
Al bajar la mano y acariciarle la entrada del ano, me agarró del pelo inmovilizándome hasta que me llenó la boca de lefa.
Antes de que pudiera incorporarme, el chaval se subió el bañador frente a mi, se sacudió las últimas gotas de semen sobre mis labios, me sobó el paquete por la cara y salió de la tienda sin pagar.

2 comentarios:

tatojimi dijo...

Anda, anda... ¿cómo que sin pagar?

jijijijiji.

Besos.
Muchos.

Anónimo dijo...

Muchisimas gracias - una historia muy caliente.

mikewankerboi